REDES SOCIALES

Tune InFacebookTwitterGoogle PlusYouTubeEmail

domingo, 25 de enero de 2015

¡Hay que rescatar los parques de Bogotá!

Si se hiciera una encuesta entre la gente para saber cuál fue el primer escenario en el que pudo disfrutar a plenitud su infancia y adolescencia, inevitablemente la mayoría respondería que el parque del barrio, después de la casa, claro.
Porque era lo más cercano, el sitio de encuentro con los amigos, seguro, con juegos que desafiaban nuestra sed de aventura y riesgo.
Eso es lo que caracteriza a estos espacios y es en ellos, en buena medida, donde se congrega la comunidad, se comparte y se referencia cada vez que aludimos a algo tan genérico como la palabra hogar. El parque bien puede ser una extensión de ese concepto. 
Bogotá cuenta con unos 5.000 de ellos. Hay localidades que, por su tamaño, pueden albergar hasta medio millar. De ahí que despierte tanta preocupación, pero sobre todo tanto pesar, la noticia de que en la capital los parques de barrio están condenados al olvido.
Ha denunciado la concejal María Fernanda Rojas que apenas 350 de esos 5.000 han recibido mantenimiento oportuno en el último año: poda, arreglo de jardines, mobiliario, luminarias, aseo en general. Y lo preocupante del asunto es que quienes deben velar hoy por que estos lugares se mantengan en buen estado son las alcaldías locales, es decir, la autoridad distrital más cercana que tienen los vecinos. Pero, paradójicamente, son esas mismas entidades las que les están dando la espalda.
Pese a que, según Rojas, el presupuesto para la conservación de estos ambientes se incrementó, algunos alcaldes alegan falta de recursos o demoras en los trabajos. Sin embargo, lo que se trasluce en todo esto es la desidia hacia los parques de Bogotá, en un gobierno en el que el ser humano, en apariencia, es la prioridad.
Un parque abandonado y sin mantenimiento queda expuesto a males peores: proliferación de roedores, consumidores de droga, ser escondite de ladrones, convertirse en baño público o basurero. Y entonces ese sitio lúdico deja de ser nuestro referente para ser zona de peligro. Señores alcaldes: ¿es esa la imagen que queremos transmitirles a quienes apenas empiezan a disfrutar de su barrio y su ciudad?
Fuente:http://www.eltiempo.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario