jueves, 29 de octubre de 2015

La recolección de llantas, un reto ambiental en la localidad 18

Las llantas después de su tiempo de uso se han convertido en un verdadero problema, debido a que su bodegaje, reciclaje o reutilización deben tener un manejo acorde a su tamaño, composición química y mecánica. Diferentes campañas se han lanzado pero a pesar de ello falta compromiso de algunos de los ciudadanos que tienen la responsabilidad del manejo de las llantas cuando están a cumplido el ciclo de vida útil. La localidad 18 Rafael Uribe Uribe no ha sido ajena a este problema por cuanto en el territorio existen sectores donde los talleres de mecánica y automotriz abundan.


                                                 Una de las varias jornadas de recolección de llantas que ha hecho
                                                                       la Alcaldía Rafael Uribe Uribe 

Algunos talleres de mecánica automotriz, cambiaderos de aceite y otros en el ramo de los autos llevan a que junto con los canales y el sector especialmente conocido como Matatigres se conviertan en cementerios de llantas usadas.
Hay también un comercio de llantas usadas, pero aquellas que ya han finalizado su ciclo terminan en la calle invadiendo andenes, en los canales que tiene la localidad como también recostadas y muchas veces amontonadas junto a los arboles del sector.
Esta problemática que afecta a varias localidades ha sido asumida en la localidad 18 como reto, que con jornadas continuas se llevan a cabo para recolectarlas en camiones y disponerlas  en los sitios para su reutilización o reciclaje. Las campañas desde la administración y en el área del medio ambiente han sido dinámicas y constantes, pero a pesar de ellas debe haber una pedagogía  amplia para que la comunidad pero sobre todo el ciudadano de a pie también se concientice de la responsabilidad de denunciar o actuar para mejorar el entorno.

                                     Al deber de las entidades de aseo se suma también el compromiso del ciudadano
                                  de colaborar con las instituciones al no arrojar elementos contaminantes a las calles.
                                                                     (Parque El Triángulo en el Barrio Bravo Páez)

El video es un pequeño aporte que nos lleva a reflexionar en la inmensa responsabilidad ambiental que todos tenemos, la mirada aunque cobija a las llantas debe ser abarcadora en todos los ámbitos de la vida, el papelito del dulce tirado al piso también contamina, si nos educamos en cuidar desde los detalles pequeños, los grandes tendrán la fuerza de toda una comunidad para buscar un fin: el bienestar común, la belleza del entorno y calidad de vida.








No hay comentarios:

Publicar un comentario